Si no fueron Vallarta-Cassez, entonces ¿quién?

La justicia es un principio moral que toda persona víctima de un delito quiere alcanzar, hay instituciones creadas para impartirla a lo largo y ancho del país. Para acceder a ella no basta con desearlo, hay que investigar, declarar, aportar pruebas contundentes que nos hagan acreedores de esa justicia.


Pero ¿qué pasa cuando ya se aportaron las pruebas? ¿Qué pasa cuando las víctimas y testigos declararon? ¿Qué pasa cuando se llega a sentenciar a los culpables pero alguien dice que siempre no?


Esto pasa con las víctimas en el llamado caso “Vallarta-Cassez”, y no nos referimos a Israel ni a Florence, nos referimos a las víctimas que fueron secuestradas por una organización delictiva llamada “Los Zodiaco”, cuyo líder era, presuntamente, Israel, integrada por familiares e incluso por su pareja sentimental de origen francés.


Esas víctimas, maltratadas física y psicológicamente, una de ellas violada en repetidas ocasiones por el líder de la organización, quien reconoció a la mujer de origen francés porque en una de esas veces que la estaban violando amenazó a su pareja por meterse con ella, no por abusar sexualmente de ella como indignaría a cualquier mujer, sino por celos, por el interés que le ponía a la víctima y no a ella.


En nuestro país de contrastes muy marcados nos preguntamos ¿ser víctima te hace invisible ante los ojos de organizaciones que se dicen defensoras de Derechos Humanos? ¿Te invisibiliza ante las autoridades? ¿Tienes que ser un criminal para que te volteen a ver, tanto las autoridades como las organizaciones que enarbolan la defensa de los Derechos Humanos?


¿No bastaría con buscar a los responsables de tan terribles actos? La realidad es que las víctimas fueron secuestradas, maltratadas y vejadas ¿por quién? No se sabe “oficialmente”, porque las autoridades no investigaron más, porque aunque las víctimas tienen la certeza de quien los privó de la libertad, en México hace falta que un juez determine si fueron o no.


La justicia tiene que llegar para todos pero pareciera que en estos casos sólo se busca que llegue para los inculpados. ¿Cuándo llegará la justicia para las víctimas de secuestro dentro de este caso? ¿Cuándo se tendrá la certeza de que quienes los privaron de la libertad reciban el castigo que merecen?


3,078 vistas0 comentarios